Terremoto fiscal. Hasta ahora, los servicios que prestaba este colectivo no estaban sujetos a IVA en la medida en que se entendía que eran obligatorios y gratuitos. Una interpretación que acaba de cambiar. Una reciente consulta vinculante de la Dirección General de Tributos (DGT) establece que los honorarios en los turnos de oficio, que son abonados a cargo de los presupuestos públicos, deberán gravarse al tipo del 21%. En cambio afecta a 44.000 abogados y ha generado una enorme incertidumbre en el colectivo. Catalá solicitó ayer a Montoro mantener la exención fiscal.

Fuente: Síntesis Diaria, S.L.