Coincidiendo con la entrada en vigor de la Ley Macron sobre desplazamiento de trabajadores en territorio galo pertenecientes a empresas establecidas en otro Estado miembro (1 de julio), el Ministerio de Trabajo francés concedió un plazo transitorio durante tres semanas para que las empresas transportistas puedan adaptarse a la nueva regulación establecida. El Ministerio francés aún no ha establecido criterio en relación a qué tipos de transportes internacionales podrían quedar excluidos de la nueva regulación, en función del origen del cliente o del carácter multimodal del servicio, ni tampoco sobre la forma en que se llevará a cabo el cálculo del salario del conductor durante su estancia en Francia a efectos de acreditar el cumplimiento del salario mínimo francés.

Fuente: Síntesis Diaria, S.L.