El Ministerio de Empleo francés pretendía cobrar la tasa desde el pasado 1 de Enero, lo que afectaba principalmente a los 20.000 conductores españoles que diaramente cruzan la frontera. Fenadismer recurrió dicha medida ante la Comisión Europea por ser incompatible con la legislación europea. El pasado 9 de Febrero se haya dictado mediante el Decreto 2018-82 la derogación definitiva de la referida tasa, al considerar que su imposición “no está ajustificada” y se considera “una media proteccionista” incompatible con la legislación europea, según se señala en el citado Decreto aprobado por el Gobierno galo.

Fuente: Síntesis Diaria, S.L.,