Así lo indican las previsiones de otoño de la Comisión Europea, que prevén un descenso de los salarios reales españoles del 0,4% el próximo año. En buena medida, la recaída de los salarios reales se deberá a la recuperación de la inflación tras años de signo negativo o muy cerca de cero. Si en primavera vaticinaban una inflación del 0,2% en la eurozona en 2017 (-0,1 para España), ahora espera una subida de precios del 1,4% en la eurozona y del 1,6% en España, que rompería así con dos años consecutivos de descenso de precios.

Fuente: Síntesis Diaria, S.L.