A pesar de los bajos precios de los cereales, hortalizas, leche, avicultura y porcino por los escasos mecanismos de Bruselas para la regulación de los mercados. Según los datos manejados por el Banco de España, en el tercer trimestre de 2016 el endeudamiento agrario ascendió a 17.851 millones, lo que supone un incremento de más de 1000 millones, el 70,7% de la renta agraria de ese año. Sin embargo, según los análisis de Agricultura, ese aumento no se ha debido a la solicitud de nuevos créditos para atender las necesidades de circulante de las explotaciones o para pagos puntuales de campaña, sino como préstamos a largo plazo para inversiones en infraestructuras que mejoren la competitividad y la eficiencia. Un segundo signo positivo en el campo financiero es  el mantenimiento de la tasa de morosidad sobre el 9%, un porcentaje que está por debajo de la media en el conjunto de los sectores. Un tercer dato  que refleja ese cambio de tendencia en el sector agrario es la evolución de la adquisición de maquinaria, y muy especialmente de tractores, que suponen el grueso de las compras, con más de 1000 millones de euros.

Fuente: Síntesis Diaria, S.L.