Según un estudio de la Universidad de Deusto. Se han examinado sectores intensivos en energía en sus procesos productivos, como son la siderurgia, el vidrio, el papel, el cemento, la madera, la química y el caucho, entre el año 2000 y el 2015, periodo en el que el precio de la electricidad, del gas y de otros combustibles ha aumentado de manera continuada. Esta cifra contrasta especialmente con la realidad de otros países como Francia, donde el aumento ha sido el 9%, o Alemania, con un 3%.

Fuente: Síntesis Diaria, S.L.