A establecimientos como bares, restaurantes, cantinas o servicios de comidas a suministrar a sus clientes agua de grifo gratuita o por una “pequeña” tasa de servicio, dentro de las medidas que ha pedido para fomentar el acceso al agua potable en el bloque comunitario. Según cálculos de la Comisión Europea, un mejor acceso y mayor calidad del agua potable, así como los nuevos requisitos de transparencia, suponen costes “adicionales pero moderados” que estima entre 5.900 y 7.300 millones de euros y que serían asumidos por operadores de aguas. Sin embargo, también prevé que un menor consumo de agua embotellada suponga un ahorro para los hogares europeos de más de 600 millones de euros al año.

Fuente: Síntesis Diaria, S.L.