Al cierre del tercer trimestre del año, en España había 1,36 millones de personas que llevaban dos años o más buscando empleo sin éxito. Son los llamados parados de larga duración, que antes de la crisis apenas suponían uno de cada diez y hace más de cuatro años que no aconsiguen bajar del 33% del total. Mientras la cifra de parados se ha reducido un 40% desde su punto más alto (2013), la de desempleados de larga duración lo ha hecho en menor medida (35%).

Fuente: Síntesis Diaria, S.L.