Los anexos al acuerdo de salida de la UE que Theresa May y Jean-Claude Juncker anunciaron a bombo y platillo el lunes por la noche no fueron suficientes. El pacto fue rechazado por el Parlamento británico, la cuarta peor derrota sufrida por un primer ministro británico en la historia. Tras una sesión con aires de funeral, el acuerdo de salida y el Gobierno de May parecen estar sentenciados, y Londres se sume en la más completa de las incertidumbres. El miércoles se celebrará una votación para confirmar si el Parlamento quiere  abandonar sin un acuerdo, “sabiendo que será el resultado por defecto si no hay un acuerdo”. May también prometió publicar antes de la votación -que será libre- una serie de medidas en caso de que tal cosa ocurra. El jueves se celebrará la votación para una extensión, añadió.

Fuente: Síntesis Diaria, S.L.