El acuerdo entre el PNV y el PP para aprobar los presupuestos ha cambiado acercado posturas en la Comisión del Congreso. El acuerdo ha impuesto su retraso de 2019 a 2025. El portavoz adjunto del PP en la Comisión también ha asegurado estar predispuesto a negociar sobre todo de los totems de la reforma de las pensiones de 2013: el índice de revalorización de las pensiones. “No tenemos ningún capricho en mantenerlo”, ha comentado al tiempo que reconocía estar dispuesto a que las pensiones vuelvan a vincularse al IPC. “Lo importante es llegar a una fórmula flexible que se pueda adaptar a los cambios con independencia del partido que gobierne”, ha dicho al tiempo que reconocía que en este tema hay que “ser flexibles” porque no “lo que vale hoy puede que no valga en cuatro años”.

Fuente: Síntesis Diaria, S.L.