El número de parados de larga duración –aquellos que llevan más de un año en el desempleo– ya casi duplica a los que había en 2008, justo antes de la crisis económica. Así, hace diez años este colectivo representaba el 25,9%, y a fecha de hoy ya alcanza el 52% del total de desempleados. A esto hay que sumarle el repunte de los parados que llevan sin encontrar trabajo de uno a dos años, que ya se sitúa en el 15,5%, casi un punto por encima del año anterior (14,6%). Es la primera vez que se produce este incremento desde que se inició la recuperación del empleo y rompe con la tendencia de descenso que experimentaba desde el 2013.

Fuente: Síntesis Diaria, S.L.