Según el servicio de estudios de Bankia, el tipo de interés que se exige a un hogar español por uno de ellos alcanza el 7,82% frente al 5,64% que, de media, se requiere en el resto de Europa. Solo en Grecia se demanda uno más elevado, del 8,82%. La peculiaridad de España frente a otros países de Europa es que los préstamos al consumo a particualres representan una porción pequeña de la cartera crediticia de la banca, que se muestra más proclive a incentivar el crédito para viviendas debido a la menor tasa de  mora. Según los datos de Bankia, el coste de financiar un préstamo para la adquisición de una vivienda se sitúa en el 1,97% en línea con la media en Europa.

Fuente: Síntesis Diaria, S.L.