Este indicador proporciona un avance del IPC que, en caso de confirmarse, supondría un aumento de cinco décimas en su tasa anual, ya que en el mes de septiembre esta variación fue del 0,2%. Este incremento se explica, principalmente, por la subida de los precios de la electricidad y los carburantes (gasoil y gasolina), frente a la bajada que experimentaron en 2015.

Fuente: Síntesis Diaria, S.L.