Para cumplir con los ajustes que la CE ha pedido a España de cara a 2017, según trasladaron en fuentes del Ministerio de Hacienda, que precisaron “que no se tocará” ni el IRPF ni el IVA para no afectar al consumo y a la recuperación económica. Así, contempla mantener los “elementos esenciales” del Impuesto sobre Sociedades (no se modificarán los tipos actuales), pero se eliminarán algunas deducciones y otras se revisarán, “especialmente aquellas cuya reforma consolide la corrección de los desequilibrios macro”, como el desempleo o el endeudameinto. El impuesto sobre el tabaco subirá a raíz de una sentencia europea que obliga a España a suprimir el sistema actual de doble mínimo, tal y como ha pasado en Italia, consistente en un tipo impositivo que se incrementa cuando el precio está por debajo de un límite predeterminado. Lo que no está tan claro es qué pasará con el Impuesto sobre Hidrocarburos, ya que el Gobierno no quiere perjudicar ni a los transportistas profesionales ni a los autónomos, por lo que podría elevar el impuesto pero eximir de esta subida a dichos profesionales.

Fuente: Síntesis Diaria, S.L.