Las nefastas condiciones en las que desarrollan su labor los trabajadores eventuales en el campo de Huelva, señaladas por el relator especial de la ONU, definidas como “mucho peores que un campo de refugiados”, ha sido uno de los aspectos más destacados del encuentro. Por otra parte, el trabajo eventual en el campo de Extremadura y Andalucía, que implica a un gran volumen de jornaleros y supone un tipo de actividad con intermitencias que requiere una protección por desempleo específica, ha sido otro de los ejes de la reunión. Según este sistema, los trabajadores deben trabajar un número mínimo de jornadas (actualmente, 35) para acceder a una prestación por desempleo agrario. En la reunión se ha planteado la necesidad, a medio plazo, de reformar el sistema de peonadas para garantizar que dé una cobertura más adecuada a los trabajos eventuales agrarios. Mientras esa reforma estructural se aborda, durante el encuentro con los sindicatos agrarios se ha señalado la necesidad de, con la máxima brevedad, introducir mecanismos de corrección, de carácter coyuntural que garanticen una rebaja del número de peonadas necesarias para acceder al subsidio agrario, de las 35 actuales a 20.

Fuente: Síntesis Diaria, S.L.