Como resultado de un cambio en la facturación de su potencia contratada, que desde julio ha dejado de ser mensual para ser diaria. Como el segundo semestre tiene tres días más que el primero, puede haber un encarecimiento artificial del recibo anual si la compañía eléctrica no realiza los ajustes correspondientes. Algunas sólo lo están haciendo tras la reclamación del cliente. Algunas compañias aplicaron los nuevos formatos el 1 de enero, pero otras no; lo han ido haciendo progresivamente, o han esperado al límite, lo que exige hacer ajustes para evitar un encarecimiento artificial del recibo. En el peor caso, si el cambio se ha producido el 1 de julio, las eléctricas facturarían este año tres días más que con el sistema anterior, porque en el primer semestre hay 181 jornadas, mientras que en le segundo hay 184.

Fuente: Síntesis Diaria, S.L.