ligados a la volatilidad de la renta variable por parte de inversores, como los fondos de pensiones, están aumentando los riesgos de un posible “shock” del mercado. Existe un creciente apetito por la rentabilidad que está impulsando a los inversores a buscar nuevas formas de aumentar sus ingresos a través de instrumentos de alta complejidad. “La combinación de bajas rentabilidades y bajos niveles de volatilidad empuja a los inversores al uso del apalancamiento para aumentar los retornos del capital”, señaló. Según diferentes índices que miden la volatilidad en el mercado, muestran que se encuentra en su nivel más bajo desde hace una década.

Fuente: Síntesis Diaria, S.L.