Será una parte pequeña: el despido con bajas médicas. Y lo hará por decreto ley, es decir, entrará en vigor inmediatamente y después tendrá que convalidarse en el Congreso. Este sería el único punto de la reforma laboral sobre cuya derogación o modificación no habrá negociación. Sobre el resto, se han comprometido a llevar sus planes al diálogo social. A partir de ahora y, según los planes, comienza una derogación y modificación profunda de la reforma laboral en tres fases. En la primera se reestructuraría la negociación colectiva, otorgando la prioridad en la aplicación a los convenio sectoriales frente a los de empresa y recuperando la prórroga indefinida de los convenios caducados hasta su renovación. También se abordaría la subcontratación. En la segunda se simplificarían las modalidades de contratación y se intentaría acabar con el abuso de la contratación temporal. Y en la tercera y última, los planes legislativos pasan por la “elaboración de un nuevo Estatuto del Trabajo”.

Fuente: Síntesis Diaria, S.L.