La implantación masiva de Amazón, y especialmente tras el anuncio de la construcción de su centro logístico en El Prat, ha provocado un auténtico terremoto entre los comerciantes. “Amazón perjudica a todo aquel negocio que no se adapte al entorno on line y omnicanal. Es posible que  marcas como Zara acaben montando una tienda oficial en Amazón como ya han hecho otras marcas, y hay comercios de Barcelona que son proveedores de la plataforma”. “El pequeño comercio se puede defender asociándose para lanzar plataformas a nivel local, pero que para que tengan éxito deben dar un servicio excelente en usabilidad de compra, oferta y rapidez de entrega”. Y cita la iniciativa Manzaning, una plataforma de comercio de barrio que funciona en Barcelona.

Fuente: Síntesis Diaria, S.L.