Contempla la figura del suelo infrautilizado y, en casos extremos, la obligación de cederlo a terceros para su uso real. Esta medida tiene como objetivo evitar problemas medioambientales fitosanitarios, además de corregir el exceso de suelo abonado, cerca de 140.000 hectáreas en los últimos veinte años.

Fuente: Síntesis Diaria, S.L.