Una situación que conlleva un coste directo de unos 8.000 millones de euros a las empresas españolas, según datos de la mutua Asepeyo. Las bajas por contingencia común aumentaron hasta septiembre un 10,6% interanual, con cerca de 376.000 casos de incapacidad temporal por accidente o enfermedad no profesional, generando un déficit entre los gastos y los ingresos procedentes de las cuotas para cubrir estas eventualidades. De acuerdo con los datos, sólo el 17,49% de los trabajadores se cogen alguna baja por contingencia común a lo largo del año, si bien hay un 5,59% que reincide con más de tres procesos anuales, acaparando el 15,79% de las bajas. Pese a que las empresas reconocen que se trata de un problema importante, más de la mitad ni siquiera tiene definido qué es absentismo.

Fuente: Síntesis Diaria, S.L.