No consiguen superar el año, según demuestra un estudio realizado por los economistas Florentino Felgueroso, José Ignacio García-Pérza yMarcel Jansen. La causa fundamental de esta corta duración es el despido, que representa alrededor del 60% de las bajas en los nuevos contratos indefinidos. El 88% de las bajas que se producen en los nuevos contratos indefinidos “transita en su mayor parte a otra situación laboral distinta a la del empleo indefinido. No parece, por lo tanto que tan elevadas tasas de separación tempranas vengan motivadas por abandonos voluntarios para moverse a otro empleo indefinido”. El alto porcentaje de despidos en los primeros seis meses “podría deberse a un mayor uso de bajas por finalización del periodo de prueba”. Esta situación deja entrever que  con la legislación actual y los instrumentos utilizados para combatir la alta rotación laboral, se comprueba que el despido en los contratos indefinidos no resulta tan complicado en los primeros meses.

Fuente: Síntesis Diaria, S.L.