Hacienda ha publicado que el déficit del Estado hasta mayo se situó en el 2,08% del PIB, prácticamente el mismo nivel que el ejercicio anterior. Así, en los primeros cinco meses del año, el Estado ha sido incapaz de reducir sus números rojos. Los ingresos tributarios en los primeros cinco meses del año cayeron un 2,8%. Las previsiones para todo el año apuntaban a un aumento de la recaudación del 6,3%. Parece complicado que la tendencia cambie tanto en la segunda  parte del año para que finalmente se cumplan las estimaciones del Gobierno. La recaudación de todas las figuras tributarias se comporta peor de lo esperado. Entre enero y mayo, el IRPF aportó a las arcas públicas 28.943 millones, un 4,1% menos. El IVA, sí que está aportando más recursos gracias al aumento del consumo interno. El estado recaudó 28.695 millones por IVA, un 3,4% más que en el período el año anterior.

Fuente: Síntesis Diaria, S.L.