Esta vez del 10%, en productos importados por valor de 200.000 millones de dólares al año, incrementado la escalada entre las dos mayores poencias económicas. La Casa Blanca responde a las represalias de Pekín advirtiendo de nuevos gravámenes y asegura que los duplicará si China opta de nuevo por responder con la misma moneda. “He pedido al representante de EE.UU. para Comercio que identifique productos chinos por valor de 200.000 millones de dólares para arnacles adicionales del 10%”. No sabe aún qué artículos merecen esa nueva tasa, ni menciona por qué el gravamen se sitúa en el 10%, y no en el 8% o el 15%, teniendo en cuenta que aún no está decidido qué bienes son los afectados.

Fuente: Síntesis Diaria, S.L.