La fusión de empresas provoca objetivamente la concurrencia de causa organizativa, pues se producen necesariamente duplicidades e incoherencias, anudadas a solapes de actividad, eonomías de escala o sinergias y adaptación de modelos operativos.

Fuente: Síntesis Diaria, S.L.