Declare de media menos ganancias que por las que tributan sus propios empleados, según los cálculos de Gestha. En concreto, de las estadísticas se desprende que 3 millones de empleados cobrarían más que sus propios jefes, entre los que se encuentran arquitectos, notarios, abogados o médicos en consultas privadas, entre otras profesiones por cuanta propia y de alta cualificación. “La incongruencia entre la rentabilidad declarada por el negocio y la contratación del personal se aprecia al comparar los casi 150.000 autónomos con beneficios de casi 22.000 euros y entre 3 y 5 empleados, frente a los más de 13.000 emprearios con beneficios de casi 46.000 euros y más de 20 empleados.

Fuente: Síntesis Diaria, S.L.