Cae en picado la población joven, lo que dificulta extremadamente el relevo laboral. Pero, al mismo tiempo, las condiciones laborales y salariales actuales hacen que muchos jóvenes, especialemente los más formados, decidan emigrar. Euskadi se está quedando sin trabajadores con los que poder afrontar el relevo de los que se jubilan y también para cubrir los efetivos que las  empresas necesitan para crecer. “El problema es grave. Dentro de diez años, el déficit de trabajadores en el País Vasco superará con creces las 100.000 personas”, cita el inform del PwC.

Fuente: Síntesis Diaria, S.L.